Gregorio Pérez respira fútbol y eso lo llevo incluso a dejar a su familia, un gran sacrificio para cumplir sus sueños. Sin embargo, es un hombre tranquilo y a pesar de en ocasiones sentirse solo, sigue adelante con lo que lo apasiona, el deporte.