En las principales ciudades colombianas se ven, con cada vez más frecuencia, indígenas desplazados por la violencia en condiciones de pobreza, pero lo más preocupante ahora es que delincuentes están usando estas situaciones para indiscriminadamente explotarlos y quitarles su dinero.