Si tus hijos no se concentran con facilidad, pueden tener un déficit de atención. La detención temprana de los síntomas es clave para combatirlos lo antes posible. 

Mira estas recomendaciones de “Acá Entre Nos” y ponlas en práctica.