Los establecimientos comerciales, según el más reciente Código de Policía, debe otorgarle el servicio de baño de manera gratuita  a niños y mujeres embarazadas. Sin embargo, está claro que las principales ciudades como Bogotá tienen una falencia de baños públicos para sus más de ocho millones de habitantes.