Publicidad
Sin Carreta

Las cuentas del Dane: ¿por qué creerles?

#SinCarreta | Recientemente el Dane publicó un informe, según el cual, uno de cada tres colombianos es pobre.

Publicidad

Para muchos, la forma como el Dane mide las cifras económicas del país y la situación de los hogares es tan enigmática como la fórmula de la ‘Coca Cola’. La directora de esta entidad, Piedad Urdinola, aceptó salir a la calle para responder sin tecnicismos y en palabras sencillas: ¿cómo se mide el precio del ´corrientazo´ o almuerzo básico?; ¿dónde merca el Dane?, y ¿cuántos colombianos están actualmente en el popular ´rebusque´?

Recientemente el Dane publicó un informe, según el cual, uno de cada tres colombianos es pobre. Es decir, 18,3 millones de personas se las arreglan para sobrevivir con ingresos inferiores a $400.000 al mes. Pero más allá de las frías estadísticas, el Dane lo que mide es la situación de la gente y su vida cotidiana.

Y aunque a muchos les cueste creer que la pobreza y el desempleo han bajado, la directora del Dane asegura que todo se mide con rigor técnico: “No nos estamos inventando las cifras, ni las saco yo de la manga. Seguimos unos procedimientos con estándares internacionales que se han venido aplicando desde hace ya varios años”.

Uno de los costos que más ‘les duele’ a los bolsillos de los colombianos es el que tiene que ver con los precios de la comida, un factor que la propia directora del Dane admite que termina golpeando con mayor fuerza a los más pobres.

Al respecto, la funcionaria que dirige la autoridad estadística explicó que: “Lo que más ha empujado la inflación desde el año pasado es el incremento en los precios de los alimentos, que se nos juntó con ese invierno tan prolongado que tuvimos, también con el conflicto en Ucrania, que subió los precios de la urea y los insumos para producir alimentos. Todo esto disparó el crecimiento de los precios de los alimentos”.

¿Cómo impactan las alzas en la gasolina en el costo de vida?

Otro factor de carestía que viene preocupando a los consumidores tiene que ver con las continuas alzas en los precios de la gasolina corriente. Al ser consultada sobre el efecto que tienen estos incrementos en el resto de la canasta familiar, la directora del Dane consideró que “subirle a la gasolina no necesariamente es subirle a todo”.

Sobre esta tesis, Urdinola argumentó que “la mayoría de los transportadores que llevan la comida a los principales centros urbanos, no utilizan gasolina, sino Diesel, un combustible cuyas tarifas el Gobierno ha mantenido congeladas desde comienzos de año.

¿Dónde merca el Dane?

Piedad Urdinola, quien además de ser economista y doctora en demografía, es madre de dos adolescentes, dice que, como cualquier colombiano, sabe lo que implican los altos costos de la educación y el sostenimiento de los hijos.

Además, confiesa que desde que dirige el Dane optó por hacer mercado por Internet, debido a la falta de tiempo que implica el cumplimiento de una apretada agenda de trabajo, propia del cargo que ostenta en el Gobierno.

En lo que respecta a las mediciones del Dane, reveló que la entidad mide el comportamiento de los precios en la mayor cantidad de establecimientos posibles y en especial los más frecuentados por las familias como son: supermercados de cadena, tiendas de barrio, minimercados y todas las fuentes o negocios que proporcionan información sobre precios.

Con la llegada de nuevas tecnologías y hábitos de consumo, el Dane también ha tenido que ir modificando sus mediciones. Urdinola explicó que ahora la entidad investiga el comportamiento de tarifas de plataformas tecnológicas y hasta “servicios de transporte informal como bicitaxis y mototaxis, que son formas propias del transporte de los colombianos”.

¿Gastan más los hogares en mascotas que en los hijos?

Aunque todavía no se ha establecido que los gastos de sostenimiento de gatos, perros, loros, peces u otro tipo de mascotas estén superando a los costos tradicionales de educación y sostenimiento de los hijos, el Dane ya está midiendo cada uno de los costos derivados de la tenencia de animales.

Urdinola explicó que la comida, los gastos veterinarios y en general todo lo relacionado con animales domésticos entró ya en los registros de la entidad estadística y hace parte de las encuestas de hogares que se realiza periódicamente y que permiten identificar en qué se gastan sus ingresos los hogares.

Finalmente, Urdinola se refirió a uno de los aspectos que más preocupan a los colombianos, como es la alta informalidad y la falta de oportunidades laborales. La entidad identificó que uno de cada dos trabajadores en Colombia está enfrentado a lo que se conoce popularmente como “el rebusque”. En cifras redondas, esto significa que hay más de 11.5 millones personas en la informalidad.

Le puede interesar: Millicom realiza nueva propuesta para rescatar a Tigo – UNE

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News