Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.944,97
  • Euro$ 4.277,28
  • MSCI COLCAP1.374,06
  • Petróleo (Brent)US$ 85,03
  • Petróleo (WTI)US$ 82,21
  • Café (lb.)US$ 2,48
  • Oro (oz.)US$ 2.420,70
  • UVR$ 373,83
  • DTF E.A. (90d)10,21%
Sin Carreta

Factura electrónica, ¿un ‘chicharrón’ para el comercio?

#SinCarreta | El caso de Doña Segunda ha encendido las alarmas entre los propietarios de otros piqueteaderos. Muchos se preguntan si sus negocios también podrían enfrentar sanciones similares.

Publicidad

El renombrado y concurrido restaurante de fritanga Doña Segunda, un ícono en la escena gastronómica popular, ha sido clausurado por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) durante tres días. ¿La razón? El incumplimiento en la emisión de facturas electrónicas, un requisito esencial en la normativa tributaria actual. Este cierre ha desatado una serie de interrogantes sobre el cumplimiento de otros piqueteaderos con esta normativa y ha puesto bajo el microscopio la realidad de la facturación electrónica en el sector de la comida popular.

¿Qué es la factura electrónica?

La factura electrónica es un documento digital que reemplaza a la factura física tradicional. Su propósito principal es mejorar el control fiscal y reducir la evasión de impuestos. Este sistema permite a las autoridades tributarias tener un registro en tiempo real de las transacciones comerciales, asegurando una mayor transparencia y eficiencia en la recaudación de impuestos.

Impacto en los piqueteaderos

El caso de Doña Segunda ha encendido las alarmas entre los propietarios de otros piqueteaderos. Muchos se preguntan si sus negocios también podrían enfrentar sanciones similares. La Dian ha sido clara en su postura: todos los establecimientos, independientemente de su tamaño o popularidad, deben cumplir con las normativas vigentes.

Sin embargo, la realidad para muchos de estos negocios es que la implementación de la facturación electrónica puede resultar un desafío. Factores como la falta de acceso a tecnología, el desconocimiento sobre el proceso y la resistencia al cambio juegan un papel determinante. Además, para muchos dueños de piqueteaderos, la informalidad ha sido una constante, y adaptarse a nuevas regulaciones representa un cambio significativo en su manera de operar.

Cumplimiento y sanciones

La Dian ha reiterado la importancia de la facturación electrónica y ha señalado que continuará realizando inspecciones para garantizar el cumplimiento. Las sanciones por no adherirse a esta normativa pueden incluir desde multas hasta la clausura temporal del establecimiento, como ha sido el caso del restaurante de Doña Segunda.

A pesar de las dificultades, la implementación de la facturación electrónica también presenta oportunidades. Los negocios que se adapten a esta normativa pueden beneficiarse de una mayor formalización, lo que a su vez puede abrir puertas a financiamientos y crecimiento. La digitalización también puede facilitar una mejor gestión del negocio, permitiendo un control más eficiente de las ventas y los inventarios.

Le puede interesar: La reacción de Aura Cristina Geithner a la boda de su ex, Marcelo Dos Santos

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News