Monseñor Rubén Darío Jaramillo habla sobre los laboratorios de paz en Buenaventura