Hoy en Pregunta Yamid estuvo la primera dama de la Nación, María Clemencia Rodríguez de Santos, hablando sobre su gestión durante estos ocho años que terminan el próximo 7 de agosto.

“Tutina”, como también se le conoce a la esposa del presidente Juan Manuel Santos, explicó que “esta fue una experiencia de vida maravillosa, la primera fue prestarle un servicio a Colombia, la segunda fue dejar un país caminando hacia la paz y por último la importante Ley de Primera Infancia”.

De igual manera, aseguró que se han atendido hasta hoy 1.330.000 niños de forma integral, “dejamos más de 252 centros de desarrollo donde se están atendiendo a los niños de forma integral, visitamos 350 municipios siendo 170 de ellos donde estaba muy marcado el tema del conflicto, dejamos más de 300 bibliotecas con 15 millones de libros, más del 95 % de nuestros niños de 0 a 1 años están vacunados y el 90 % de los menores tienen acceso a la salud, todos estos fueron avances sustancialmente muy importantes para el país”.

La primera dama también aseguró que fueron varios los instantes con dificultades que tuvieron que atravesar, pero explicó que uno de los momentos buenos que no podrá olvidar fue cuando “Juan Manuel ganó la Presidencia en la primera vuelta y el premio Nobel”, y lo malo “a nivel personal y familiar fue cuando nos enteramos del cáncer de él, así como las muertes de policías y soldados durante el proceso de los diálogos de paz”.     

Nuestra periodista Francy Sepúlveda continuó esta entrevista en la casa privada de la familia Santos donde María Clemencia le contó sobre su vida al lado del presidente de Colombia y la posible vida política de sus hijos,

Nos vamos tranquilos, misión cumplida, Juan Manuel está dejando un país diferente

manifestó Tutina.

“Esta presidencia no la puedo calificar yo, la historia se encargará de calificar lo que se hizo durante este Gobierno por el país (…) nuestra familia con estos años es un mejor ser humano que cuando empezó”.

De igual manera, aseguró que antes de seguir trabajando por la primera infancia se tomará un descanso, “necesitamos recuperar algunos momentos que perdimos como familia (…) desde donde estemos, mi familia y yo trabajaremos por la paz”.

Frente a su papel como abuela primeriza, indicó que “este ha sido el mejor premio de la vida, Dios fue infinito al poner a esta chiquita en el camino, fue el bálsamo del alma para Juan Manuel y para mis hijos”.