Después de lo afirmado, en «Pregunta Yamid», por la senadora Sandra Ramírez, quien fue la compañera de Manuel Marulanda, alias «Tirofijo»,

Durante la segunda parte de la entrevista en Pregunta Yamid, la senadora Sandra Ramírez, quien fue la compañera de Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, habló sobre lo que fue su vida al lado del jefe guerrillero.

“Lo más difícil de vivir en guerrilla son los combates y los bombardeos porque la vida depende de un fino hilo que en cualquier momento se puede ir. Esos son momentos en que se tensiona tanto nuestro cuerpo y se da tanta adrenalina que uno piensa que será el último minuto, el último abrazo”, explicó Ramírez.   

Frente al tema del posconflicto, la senadora aseguró que “tenemos muchísimos retos, uno de ellos es la reincorporación colectiva porque nosotros éramos una pequeña sociedad y es la importancia de que siga existiendo, todos juntos nos damos valor, cariño y apoyo”.

“Manuel Marulanda era de buen genio, era de chistes, de contar historias (…) nos ensañaba a cuidar el medio ambiente y a los animales, era un hombre que amaba la naturaleza”.

Ramírez asegura que al grupo guerrillero “lo han estigmatizado, eso es lo que tenemos que romper. Los ocho millones de víctimas que hay son producto del conflicto no de las Farc, de un enfrentamiento que hubo en Colombia por más de 50 años en la que hubo dos partes enfrentadas, no solo una parte”.

“Tenemos que llevar el debate de las ideas donde corresponde. Las personas que me gritan asesina ¿tienen realmente pruebas para tratarme así?, hemos hecho acciones reparadoras, como por ejemplo con las personas del Club El Nogal, es hermoso escuchar de la gente que nos digan ‘si harán política, por favor no se unan a esos corruptos’ son palabras que llegan al alma”.

La compañera de Marulanda indicó que el desaparecido jefe guerrillero tocaba muy bien el violín “lo hacía de una manera extraordinaria, él leía música (…) parte de su día lo dedicaba a oír música”.  

Frente al tema de “la silla vacía” que se vivió con el expresidente Pastrana, Ramírez explicó que “nosotros descubrimos que había unos francotiradores para accionar contra la vida de Marulanda cuando el llegara, por eso él decidió no asistir al encuentro”.

“En los últimos días él presentó síntomas de gastritis pero jamás nos imaginamos que eran síntomas de su corazón. Cuan él falleció sentí un vacío muy grande”. 

“Cuando se presentaban los bombardeos él nos calmaba hablándonos, nos contaba sus historias”. 

VEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN EL VIDEO