Un autobús realizó un giro prohibido, provocando un choque con otro vehículo y, tras el impacto, un niño de 3 años salió expulsado por una ventana y cayó en medio de una vía en Rusia.

En las imágenes que circulan en redes sociales se puede ver cuando un agente de la policía, que pasaba por el lugar y al notar lo que ocurría, se bajó rápidamente de su auto y corrió para rescatar al pequeño, evitando que fuera atropellado.

Tras varios giros, el autobús se detuvo finalmente, chocando con una barrera a un lado de la carretera.