Personas en redes sociales afirman que sus familiares han sido hospitalizadas y luego el personal medico les informa que sus pacientes han muerto por COVID-19.

Las denuncias se han vuelto virales porque estos usuarios creen que pueden encontrar una solución a través de medios digitales.

Así fue el caso de la familia Huertas Reyes, quienes creen que su familiar no ha muerto por coronavirus, como puede ver en la nota de «El Valor de la Verdad».

También puede ver el caso de Rosalía de la Cruz, quien sospecha que su padre fue cremado por estar infectado de coronavirus.

Ambas familias coinciden en que los canales que habilitan los centros médicos no son los adecuados, sobre todo por las demoras en la atención.