Un hombre que trabajaba en una granja de India, encontró a un bebé recién nacido que estaba enterrado.

A pesar de esto, el campesino logró escuchar lo gritos del pequeño quien tenía parte de su cara cubierta de arena y piedras.

De inmediato, el hombre y otras personas auxiliaron al pequeño a quien lograron rescatar con vida.

Aunque parecía estar muerto tras no reaccionar, el bebé seguía respirando, razón por la que lo trasladaron a un hospital cercano en donde se recupera satisfactoriamente.

Aún se desconoce la identidad del pequeño y de sus padres, quienes llevaron a cabo este macabro acto de abandono.

Publicidad

Tras varios cuidados, el bebé ya está sano y salvo

Encuentra más de estas historias, de lunes a viernes a las 2:00 p.m., en El Valor de la Verdad.