El hipódromo de los Andes es el lugar en donde se realizó esta automisa a la que acudieron varios feligreses.

Ante la imposibilidad de reunir a las personas creyentes en las iglesias o centros religiosos, existen nuevas alternativas para que las personas puedan ser parte de una misa presencial.

Por esta razón, el teatrino de los Andes, ubicado en el kilómetro 20 de la Autopista Norte que conduce de Bogotá a Chía ideó este espacio para impartir una automisa.

Esta automisa tiene algunos elementos distintos a una normal; en momentos como el de «dar la paz» los asistentes pitan con su vehículo o hacen señas.

Mientras que durante la comunión, el sacerdote camina por los carros y a través de las ventanas entrega las hostias.

El ingreso a este espacio no tiene ningún costo aunque para ingresar las personas deben llevar un producto no perecedero, que funciona como ofrenda simbólica, y el cual será llevado a la población de escasos recursos.

Publicidad

Para poder ingresar  y separar su cupo, debe comunicarse con Teatrino.

 

Encuentra más recomendaciones en ‘El Valor de la Verdad’