Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 4.101,87
  • Euro$ 4.471,73
  • MSCI COLCAP1.376,01
  • Petróleo (Brent)US$ 85,71
  • Petróleo (WTI)US$ 82,17
  • Café (lb.)US$ 2,30
  • Oro (oz.)US$ 2.373,60
  • UVR$ 372,55
  • DTF E.A. (90d)10,16%
Uno, Dos, Tres

Tres | Carta de un santafereño

Publicidad

Un buen amigo mío, llamado Yamid Junior, me escribe esta carta:

«Daniela querida:

“Se hace silencio para fortalecer el carácter y acrecentar la sapiencia”, expone una máxima del mundo filosófico. Mañana, se juega el primer partido de la final del fútbol colombiano entre el Bucaramanga y el Independiente Santa Fe. El fútbol está ligado íntimamente a la Filosofía, pues a través de la pelota también se manifiesta la forma de interpretar y asumir la vida.

En este caso, la estrategia del profesor Pablo Peirano, director técnico del Santa Fe, ha sido un rugido tan estoico como el silencio mismo. Llegó sin bombos ni platillos, y aceptó el difícil reto de llevar sobre su espalda la necesidad de un logro inminente, con una hinchada enfurecida.

Pero el silencio fue su gran rugido. Trabajó en silencio y el silencio le permitió encontrar sus formas, sus claves ¡y sus logros!, como jugar con cinco defensores; hoy, es la valla menos vencida. Como el de posicionar a Chaverra como carrilero, cuando era delantero. Hizo del joven Yílmar Velásquez el bastión del medio campo y para permitirle así, al gigantesco Daniel Torres, jugar tan suelto como el viento y tan aguerrido y luchador como el mar. O como el de hacer titular indiscutible al también silencioso Agustín Rodríguez, y enfrentarlo como fiera a los defensores rivales. Esto, para permitirle al capitán, Hugol Rodallega, gravitar, flotar, entrar y salir, respirar, definir y marcar. Hoy es máximo artillero. Como el de hacer de los pies de Agüero, de Ortiz, de Millán, de Ramírez Pisciotti y de Diego Hernández una muralla inquebrantable. Cinco centrales de lujo, al acecho, protegiendo a su cancerbero estrella, Andrés Mosquera Marmolejo, hoy, el mejor del torneo.

El equipo de Peirano, nuestro equipo, es el mejor local, el mejor visitante, el primero en la reclasificación, el mejor del año, sumó 8 puntos de ventaja frente a su rival de turno en la final y todo, todo, construido desde el poder del silencio.

La solidez del Santa Fe de hoy supera cualquier tipo de ilusión y de entusiasmo. Sus números y su desempeño son robustos, determinantes y crecientes.

Como en la Filosofía, el corazón de león de Peirano y sus guerreros aprendieron desde el silencio a superar no solo a sus rivales, sino a ellos mismos, lo cual es fundamental en la vida para “fortalecer el carácter, acrecentar la sapiencia” y también, para alcanzar una estrella.

Nunca te he escrito ni lo volveré a hacer, a menos que el próximo torneo también sea para volver a coronar a este monumental Independiente Santa Fe.

Gracias,

Yamid Junior».

Y como dicen sus compañeros de hinchada, querido Junior: «¡Volveremos, volveremos, volveremos a ser campeones como la primera vez!».

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News