Ad
Ad
Ad
Ad
Uno, Dos, Tres

Tres | La historia del aguardiente que desbancó al Néctar, pero ya no se podrá vender en Bogotá ni en Cundinamarca

El bum del Aguardiente Amarillo crea disputa entre las licoreras de Caldas y Cundinamarca, la Secretaría de Hacienda lo sacaría del mercado

Ad

El bum del Aguardiente Amarillo crea disputa entre las licoreras de Caldas y Cundinamarca.

Aunque el Aguardiente Amarillo de Manzanares se vende como pan caliente en el centro del país, una resolución de la Secretaría de Hacienda de Cundinamarca lo sacaría del mercado.

El documento revoca el permiso que tenía la Licorera de Caldas para venderlo por diez años, al evidenciar que se estaba comercializando un producto distinto al autorizado: el que contaba con el permiso es el de 30 grados de alcohol y se estaba vendiendo el de 24 grados.

La Gobernación de Cundinamarca trata de sacar de taquito a la competencia que logró desbancar en ventas al tradicional Néctar.

Lo cierto es que el Aguardiente Amarillo hoy es víctima de su propio éxito: la Licorera de Caldas alista un arsenal jurídico para no perder el mercado en la capital. Esta decisión le generaría pérdidas cercanas a los setenta y tres mil millones de pesos.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News