Publicidad
El 1 Opina

¿Qué nos enseñan los primeros usuarios de Copilot sobre IA?

Daniel Verswyvel
Gerente General de Microsoft en Colombia

Publicidad

La Inteligencia Artificial Generativa (IAG) es una de las tecnologías más prometedoras y disruptivas de nuestro tiempo. Ofrece la posibilidad de crear contenidos originales a partir de datos, en forma de texto, imágenes, sonidos o códigos. La IAG puede ayudarnos a resolver problemas complejos, generar ideas innovadoras y optimizar procesos.

A diferencia de los anteriores avances en materia de Inteligencia Artificial, esta IAG está al alcance de cualquier usuario, pues, impulsada por el progreso en la supercomputación y el aprendizaje automático, la industria ha podido entrenar grandes modelos de IA que pueden realizar una amplia variedad de tareas utilizando el lenguaje natural, desde resumir y generar texto hasta crear imágenes fotorrealistas y escribir código informático sofisticado. Gracias a los grandes modelos de lenguaje y las interfaces que permiten “dialogar” con estas capacidades en lenguaje natural, hoy cualquier persona puede acceder a estas capacidades sin saber código, con simples palabras y en cualquier idioma.

Muchos hemos pasado varias horas descubriendo todo lo que la IAG puede hacer por nosotros: tareas como el resumen de contenidos, la gestión de documentos y la racionalización de los flujos de ventas, y sabemos que estas posibilidades podrían incluso extenderse a áreas como el diseño de nuevas moléculas para medicamentos o la creación de recetas de fabricación para modelos 3D. Microsoft ya está utilizando estos modelos en una amplia gama de escenarios en nuestros servicios como Bing, Office 365, Dynamics 365, Power Platform, GitHub y LinkedIn.

Un ejemplo de IAG aplicada al trabajo es el Copilot de Microsoft 365, una herramienta que asiste a los usuarios en diversas tareas como reuniones, correos electrónicos, búsqueda de información y escritura.

El Copilot utiliza modelos de lenguaje avanzados para comprender el contexto, sugerir contenidos relevantes y generar textos coherentes y de calidad. Nuestra experiencia y nuestra intuición nos indicaban que, cuando las personas se liberan de tareas repetitivas o tediosas, pueden aprovechar su ingenio para centrarse en tareas más estratégicas o creativas. Una encuesta nos mostraba que la gran mayoría (89%) de las personas que tienen acceso a la automatización y a herramientas impulsadas por IA, se sienten más satisfechas porque pueden dedicar tiempo al trabajo que realmente importa.

Ahora no solo lo intuimos, sino que lo sabemos. Microsoft ha realizado estudios con los primeros usuarios del Copilot para responder a la pregunta que todos nos hacíamos: ¿qué impacto real tiene el Copilot en la productividad, la creatividad y el tiempo de los trabajadores?  Y los resultados son sorprendentes. Los primeros usuarios no quieren volver a trabajar sin él: el 77% dijo que no quiere dejarlo. El 85% de los usuarios dijo que Copilot redujo el esfuerzo para completar sus tareas.

Los usuarios del Copilot reportan ganancias de productividad y ahorro de tiempo impresionantes: el 70% de los usuarios del Copilot dice que es más productivo, el 73% que puede completar las tareas más rápido y el 68% que mejora la calidad de su trabajo. Además, el 57% dice que el Copilot le permite ser más creativo y el 68% que le ayuda a iniciar el proceso creativo.

Los estudios cuantitativos realizados confirman estos beneficios. Por ejemplo, la data indica que los usuarios del Copilot son un 29% más rápidos en una serie de tareas como buscar información, resumir una reunión y escribir un documento. También son capaces de resumir una reunión perdida casi 4 veces más rápido. Los correos electrónicos escritos con el Copilot son un 18% más claros y un 19% más concisos. Y los usuarios del Copilot encuentran la información que necesitan un 27% más rápido.

Estos ahorros de tiempo son extraordinarios, pero aún más importante es cómo las personas están haciendo uso del tiempo que han ahorrado: el 67% de los usuarios del Copilot dice que le ahorra tiempo para centrarse en el trabajo más importante. El 53% dice que usa el tiempo ahorrado para hacer trabajo de concentración, y solo el 7% lo usa para tareas administrativas.

El Copilot es una herramienta poderosa y revolucionaria, pero también requiere un cambio de mentalidad y de hábitos. Los que traten al Copilot no como un buscador, sino como un asistente altamente capaz, paciente y disponible, ganarán más. Los que sepan delegar, ejercer un buen juicio y aplicar su experiencia, aprovecharán mejor la IAG. Y los que sean intencionales sobre el tiempo que recuperan con el Copilot, lo invertirán sabiamente.

Al igual que hacer ejercicio o dominar un nuevo idioma, darse cuenta de las ganancias de productividad de Copilot requerirá una práctica diaria intencionada. Aquellos que comiencen a desarrollar el hábito temprano saldrán adelante. La IAG ha llegado para quedarse y cambiar el mundo del trabajo. El Copilot es solo el comienzo. ¿Está preparado para el futuro?

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News