Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.853,09
  • Euro$ 4.175,84
  • MSCI COLCAP1.394,53
  • Petróleo (Brent)US$ 83,5
  • Petróleo (WTI)US$ 79,22
  • Café (lb.)US$ 2,29
  • Oro (oz.)US$ 2.363,10
  • UVR$ 371,09
  • DTF E.A. (90d)10,24%
El 1 Opina

Los padres también lloran

Andrea Aldana
Embajadora El Poder de Ellas

Publicidad

¿Sabían que el Día del Padre nació de la intención de una hija que, al oír el sermón del Día de la Madre, decidió que su padre viudo merecía un día de honra por abordar el rol que su madre había ejercido en casa antes de fallecer? ¡Una historia muy conmovedora que refleja la realidad de la paternidad!

Celebramos a los hombres que se hacen cargo de sus hijos y su hogar, ¡pero desde niños desdibujamos su rol! Probablemente la decisión de abandonar su paternidad no nace en un hombre el día que se va de su hogar o se “olvida” de sus hijos, esa decisión se gesta desde el mismo día en el que les prohibimos jugar a las muñecas, ¡porque ese juego es de niñas!; crece cuando les decimos que cambien el regalo de Navidad, porque esa cocinita que pidieron a Santa, ¡es para las niñas! O cuando les gritamos que dejen en paz la casa de la Barbie de la hermanita, que jueguen con sus carritos, sus Transformers o sus superhéroes porque esos juguetes ¡sí son para niños!

Esa decisión que le ha dejado cicatrices en el corazón a millones de hijos, se alimenta el día en el que la primera novia de ese padre, inmediatamente después de darle la mejor noticia de su vida, le informa que esa vida jamás nacerá porque ella ha decidido sobre su cuerpo;  se afirma cuando después de 9 meses de ilusión, de darla toda en el curso psicoprofiláctico y de acompañar las interminables compras para el recién nacido y la montaña rusa hormonal de su pareja, la madre, las abuelas o las tías de su hijo, se lo arrancan de los brazos porque “él no sabe cuidar a un bebe”. ¿Cómo va a saberlo si no lo dejaron jugar con el muñeco? U ahora que tiene su propio muñeco, le hacen sentir un inútil al lado del instinto maternal infalible?

Esa decisión se arraiga el día en el que el juez sin escuchar sus razones para reclamar la custodia de su hijo, se lo entrega a la madre porque “los hijos siempre serán de la mamá”; o cuando oye al mundo gritarle a sus miedos que “papá cualquiera, pero madre no hay sino una”. Esa decisión se fortalece cuando además de los cachos que le atraviesan el alma, le toca irse de su casa y dejar a sus hijos y todo lo que ha construido porque su digna esposa dice que ella y los niños deben permanecer en casa por la estabilidad de los niños.

¿Quién dijo que los papás no lloran? ¿Quién dijo que los hombres no se embarazan de la ilusión de tener ese amiguito con quien jugar y ser dueños de la mejor excusa para volver a ser niños? ¿O del sueño de ser por fin el superhéroe de su pequeña princesa que le hará conocer el cielo con sus besos de mariposa? ¿Quién dijo que si no son proveedores son unos fracasados y que solo tienen para ofrecer lo que hay en sus bolsillos?

Somos una generación que marcha en las calles exigiendo libertad, pero minimizamos el rol del que de manera natural aporta la independencia, libertad y autonomía en los niños. Se nos olvida que el desarrollo de la personalidad, de las capacidades motoras y la identidad están en las manos de papá. Nos aterra ver una generación sin identidad perdida en la virtualidad, pero le gritamos al encargado de mostrarnos la realidad y retarnos a afrontar el mundo, que no traumatice al bebé.

¡Nos olvidamos que la misma naturaleza los dotó de fuerza y poder para enseñarles a las nuevas generaciones como conquistar el mundo en el que vivimos!

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/andrea-aldana-vasquez-441070112

Facebook: https://www.facebook.com/andrea.degomez.9?mibextid=LQQJ4d

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News