Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.832,26
  • Euro$ 4.162,17
  • MSCI COLCAP1.429,18
  • Petróleo (Brent)US$ 83,98
  • Petróleo (WTI)US$ 80,06
  • Café (lb.)US$ 2,06
  • Oro (oz.)US$ 2.417,40
  • UVR$ 370,31
  • DTF E.A. (90d)10,26%
Nacional

“Mi gobierno no persigue a la oposición”: Petro sobre llamado a juicio de Álvaro Uribe

Dijo también que “se mantendrá lejos de cualquier intervención en los procesos de la justicia”

Publicidad
“Mi gobierno no persigue a la oposición”: Petro sobre llamado a juicio de Álvaro Uribe
Foto:AFP

Después de que la Fiscalía destrabara el martes el caso del expresidente Álvaro Uribe y lo llevara a juicio “como presunto determinador de los delitos de soborno a testigos en actuación penal y fraude procesal”, el presidente Gustavo Petro se pronunció a través de redes sociales.

En su cuenta de X y reposteando la noticia que se dio el pasado martes, el jefe de Estado señaló que su gobierno no persigue ni perseguirá a la oposición; además, dijo que “se mantendrá lejos de cualquier intervención en los procesos de la justicia”.

Le puede interesar: Caso Uribe ¿Hay riesgo de prescripción del proceso contra el expresidente?

“Mi gobierno no persigue ni perseguirá a la oposición y se mantendrá lejos de cualquier intervención en los procesos de la justicia. La justicia siempre podrá esperar de mi gobierno, respeto y protección de su independencia”, escribió el mandatario.

Un caso que arrancó en 2012

Este caso se remonta a 2012 cuando el expresidente demandó por supuesta manipulación de testigos a Iván Cepeda, senador del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) que hoy hace parte de la coalición oficialista Pacto Histórico, que en esa época preparaba una denuncia en el Congreso en contra de Uribe por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia decidió no abrir investigación contra el congresista y, en cambio, le inició un proceso a Uribe por manipulación de testigos por el supuesto pago de coimas a varios presos para que hablaran a su favor.

Uribe renunció en agosto de 2020 a su escaño de senador para dejar de estar aforado y que su caso pasara a la Justicia ordinaria y entonces la Fiscalía, liderada en la época por Francisco Barbosa, amigo de la infancia del entonces presidente uribista Iván Duque (2018-2022), decidió que no había pruebas para perseguirlo judicialmente.

Por ello solicitó hasta en dos ocasiones la preclusión del caso, que fue negada tanto por los juzgados de primera instancia presentados como por el Tribunal Superior de Bogotá.

Las víctimas consideran que Uribe, a través de su entonces abogado, Diego Cadena, fue a sobornar a testigos en la cárcel en el caso de Cepeda, como el exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, para que no declararan en contra del expresidente y sus posibles vínculos con el paramilitarismo.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News