Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.878,07
  • Euro$ 4.201,02
  • MSCI COLCAP1.407,76
  • Petróleo (Brent)US$ 82,12
  • Petróleo (WTI)US$ 77,72
  • Café (lb.)US$ 2,18
  • Oro (oz.)US$ 2.356,90
  • UVR$ 370,88
  • DTF E.A. (90d)10,23%
Nacional

El río Magdalena se seca y los pueblos a sus orillas mueren de sed

Los cuerpos de agua que dependen del río Magdalena, el más importante del país, están casi secos y el agua potable empieza a faltar

Publicidad
El río Magdalena se seca y los pueblos a sus orillas mueren de sed
Foto: Río Magdalena / Dirección Departamental de Gestión del Riesgo

En Campo de la Cruz, Manatí, Suan y otros pueblos del departamento del Atlántico, los cuerpos de agua que dependen del río Magdalena, el más importante del país, están casi secos y el agua potable empieza a faltar debido a la intensa sequía causada por el fenómeno de El Niño.

Lucio Ávila, un campesino de 45 años que toda su vida ha trabajado en fincas ubicadas en el distrito de riego de Manatí, observa con preocupación que cada día los niveles del Magdalena y del Canal del Dique siguen bajando y la tierra de la que vive está cada vez más seca.

Le recomendamos leer: Ola de calor seca por completo al río Guabas: quedó sin una sola gota de agua

“Bajo, bajo, el nivel está bastante bajo. En años anteriores el Canal del Dique apenas comenzaba a bajar para este tiempo y hoy apenas estamos empezando febrero y mira por donde va”, dice preocupado por la escasez de agua.

Lucha por el agua potable

A menos de 10 kilómetros de allí, en la bocatoma del acueducto de Campo de la Cruz, pueblo que se abastece del río Magdalena, trabajadores con maquinaria pesada rompen la tierra para hacer un canal que lleve agua a los 24.000 habitantes del pueblo que literalmente se mueren de sed.

La situación es tan dramática debido a la merma casi total del caudal de uno de los brazos del río Magdalena que la alcaldesa de Campo de la Cruz, Vanesa Torres, declaró el estado de ‘calamidad pública’ para atender la emergencia.

“Por el momento, con los trabajos que se están adelantando hay una solución provisional al tema de suministro a Campo de la Cruz, pero si el nivel del río Magdalena sigue bajando al ritmo que lleva, en dos semanas ya no tendríamos agua”, explica el secretario de Planeación de ese municipio, Lewis Rafael Valencia.

En la explanada en la que se convirtió un brazo del río, el operario de una excavadora retira arena para tratar de conectarlo nuevamente con el cauce principal y hacer un trasvase para que el agua vuelva a correr.

“El río se retiró y la barcaza en donde está el sistema de captación quedó sobre lodo y no había manera de enviar agua potable a Campo de la Cruz y el corregimiento de Bohórquez”, explicó Valencia.

Según el funcionario, la falta de lluvias también ha provocado incendios forestales que han quemado unas 14 hectáreas.

“Este punto de Campo de la Cruz es el más crítico, vamos a garantizar que no haya desabastecimiento total ni en la cabecera municipal, ni en el corregimiento de Bohórquez”, manifestó el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, en una visita que hizo al pueblo el miércoles.

Con información de EFE

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News