contraer-imagen done error basura notificaciones notificaciones-outline persona expandir-imagen search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp w-gallery w-video w-text

Nacional

El golpe al emporio criminal del zar de la mercancía china en San Andresito

Featured Video Play Icon

18-Jul-19

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional ocuparon 94 bienes que habría adquirido Francisco Oriel Duque, alias “Guacharaco”, con dineros producto del contrabando de mercancía china y actividades de narcotráfico.

El acelerado crecimiento comercial e inmobiliario, las excentricidades y la hegemonía que ejercía Guacharaco en el sector de San Andresito de San José, centro de Bogotá, fueron objeto de análisis financiero por parte de las autoridades.

Los peritos detectaron que este sujeto, reconocido por ser unos de los mayores importadores de mercancía de China, figuraba como propietario de un importante número de inmuebles, establecimientos comerciales y sociedades, además registraba varias inversiones de las que no había soportes ni claridad en los informes financieros.

Las verificaciones evidenciaron que Guacharaco, mediante diferentes operaciones comerciales habría ocultado recursos de Helmann Yesid Novoa, un señalado narcotraficante de cocaína y heroína capturado en 2012; de José Delio Pineda Gómez, alias “Carra”, también detenido por sus vínculos con el Clan del Golfo y del sistemático ingreso de productos de contrabando.

Le puede interesar: La Nación recibe $140 mil millones por administración de bienes embargados

Ante la contundencia del material probatorio, se impuso medidas cautelares de embargo, secuestro y suspensión del poder dispositivo a 94 bienes que harían parte del patrimonio de Guacharaco, y cuyo valor alcanza los 100.000 millones de pesos.

Las diligencias de ocupación se cumplieron en Bogotá, Cota, Cajicá, Silvania y Fusagasugá (Cundinamarca); Santuario y Medellín (Antioquia), Melgar (Tolima), Palmira (Valle del Cauca), Barbosa (Santander), Villavicencio (Meta), Ipiales (Nariño), y Barranquilla (Atlántico).

Bienes afectados

Dentro de los bienes afectados con las medidas cautelares de extinción de dominio están 47 inmuebles, 10 establecimientos comerciales, 10 cuentas bancarias, tres sociedades y 24 vehículos.

En Bogotá sobresalen 18 inmuebles en el sector de San Andresito de San José que habrían sido englobados, es decir que cuatro o cinco bienes con matrículas inmobiliarias distintas fueron demolidos para levantar un solo edificio.

Mediante esta figura Duque Zuluaga construyó de tres a cuatro centros comerciales en el sector y aumentó considerablemente el número de locales comerciales. También llaman la atención casas en los barrios Salitre y Hayuelos, cuyo avalúo podría alcanzar los mil millones de pesos.

Vea también: Gobierno denuncia que 9137 bienes en extinción de dominio se encuentran invadidos

En Cundinamarca fue ocupada una finca de recreo de 400 millones de pesos, exactamente en Melgar; una casa quinta de 4 hectáreas en Fusagasugá y un condominio en Silvania.

Asimismo, en zona rural de Palmira (Valle del Cauca) se afectó un lote de 11.000 metros cuadrados que tenía licencias y permisos para construir un complejo urbanístico.

En la búsqueda de bienes supuestamente entregados a terceros fue identificada una finca de 9.939 metros cuadrados en Barbosa (Santander), que figuraba a nombre de una estilista que no tiene capacidad económica ni reporta ingresos para comprar una propiedad de este tipo.

Respecto a las sociedades, la Fiscalía impuso medidas cautelares a tres, una de ellas es la Comercializadora Seúl Ltda., utilizada para la importación de mercancía de China, mover altos inventarios de productos y presuntamente hacer transacciones de cambios de divisas.

En el curso de las investigaciones, fue ocupado un restaurante bar temático único en Colombia de razón social El Transportador, ubicado en el kilómetro 2 de la vía Cota – Chía (Cundinamarca).

En el lugar se encontraron 17 carros clásicos de colección, 3 aeronaves fuera de servicio utilizadas para uso recreativo, un museo automotriz, y varias atracciones como pistas de buggies, Karts y cuatrimotos.

Adicionalmente, se levantaba un aerotransportador que ya tenía instaladas las bases y los rieles, y se ubicaron dos carros clásicos que quedaron a disposición de los peritos porque serían reliquias de la historia automotriz de Colombia.

Por ejemplo, la mesa principal es la simulación de un vehículo marca Ferrari y su adaptación habría costado cerca de 100 millones de pesos.  

También te puede interesar