Ad
Ad
Ad
Ad
Mundo

Ranas hembras fingen estar muertas para evitar aparearse con machos que no les interesan, dice estudio

Los autores de la investigación explican cómo colocaron cada rana macho en una caja, junto con dos hembras: estos fueron los resultados

Ad
Ranas hembras fingen estar muertas para evitar aparearse con machos que no les interesan, dice estudio
Foto: Getty Images

Un grupo de investigadores en Berlín (Alemania) han descubierto que algunas ranas, cuando se trata de evitar la atención masculina no deseada toman medidas drásticas: parecen fingir la muerte.

Los científicos dicen que los hallazgos arrojan nueva luz sobre la rana común europea, sugiriendo que las hembras no toleran simplemente la lucha de los machos por encontrar pareja, una situación en la que varios machos pueden terminar aferrándose a una hembra, en ocasiones, de manera fatal.

“Anteriormente se pensaba que las mujeres no podían elegir ni defenderse de esta coerción masculina”, dijo la doctora Carolin Dittrich, primera autora del estudio, del Museo de Historia Natural de Berlín.

Pero la investigación sugiere que este puede no ser el caso.“Las hembras en estas densas agregaciones reproductivas no son pasivas como se pensaba anteriormente”, dijo la doctora Dittrich.

En un artículo publicado la revista Royal Society Open Science, la doctora Dittrich y su coautor, el doctor Mark-Oliver Rödel explican  cómo colocaron cada rana macho en una caja, junto con dos hembras: una grande y otra pequeña. Luego, el comportamiento de apareamiento se grabó en vídeo.

También puedes leer: Entra a Gaza un tercer convoy de veinte camiones con ayuda humanitaria desde Egipto

Los resultados obtenidos arrojaron múltiples conclusiones: en primer lugar, de 54 hembras que experimentaron las garras de un macho, se reveló que el 83% de las hembras agarradas por un macho intentaron rotar su cuerpo.

El 48% de las hembras abrazadas emitieron llamadas de liberación, como gruñidos y chillidos, y todas ellas también rotaron su cuerpo.

Por su parte, los científicos detectaron que la llamada “inmovilidad tónica” (rigidez con brazos y piernas extendidos en una pose que recuerda a ‘hacerse el muerto’) ocurrió en el 33% de todas las ranas hembras abrazadas por un macho, y el equipo agregó que tendía a ocurrir junto con la rotación y los llamados.

El equipo dice que la inmovilidad tónica podría ser una respuesta al estrésDescubrieron que esto era más común en hembras más pequeñas y, por lo tanto, más jóvenes, lo que podría ser el resultado de un mayor estrés que surge con menos experiencia de reproducción

Las ranas más pequeñas, señalan, emplearon las tres tácticas juntas, con más frecuencia que las ranas más grandes.

Si bien resultó ser inusual, la inmovilidad tónica se había visto antes. “Encontré un libro escrito en 1758 por Rösel von Rosenhoff que describe este comportamiento, que nunca más se mencionó”, dijo Dittrich.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News