Publicidad
Mundo

Merck demanda el nuevo programa de precios de medicamentos de EE. UU.

Merck presenta demanda contra nuevo programa de precios de medicamentos respaldado por la Casa Blanca.

Publicidad
Merck demanda programa precios medicamentos EE. UU.

Merck, una reconocida compañía farmacéutica, presentó una demanda el martes contra el nuevo programa respaldado por la Casa Blanca que busca limitar los precios de los medicamentos. La empresa califica esta iniciativa como una “extorsión” inconstitucional que perjudicará la innovación en el ámbito farmacéutico.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha promovido el Programa de Negociación de Precios de Medicamentos de Medicare, el cual permite que el programa de salud del gobierno negocie los costos de los medicamentos fabricados por un único productor.

Sin embargo, Merck considera que este programa es una “farsa” debido a las sanciones económicas draconianas impuestas a las empresas farmacéuticas cuyos medicamentos son seleccionados por el gobierno. La compañía farmacéutica espera que su tratamiento Januvia, utilizado para la diabetes tipo 2, sea elegido para formar parte de este programa en el transcurso de este año, junto con Janumet, otro medicamento para la diabetes. Asimismo, Merck tiene la esperanza de que su tratamiento contra el cáncer, Keytruda, sea agregado en los próximos años.

Según lo establecido en las negociaciones de la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, Merck se vería obligada a aceptar los precios ofrecidos por el gobierno o enfrentar posibles multas de cientos de millones de dólares, según argumenta en su demanda.

La compañía sostiene que en lugar de establecer unilateralmente los precios, el nuevo programa involucra un “engaño político”, permitiendo que el gobierno finja que los precios no son mandatorios, sino el resultado de un “acuerdo” voluntario con empresas que reconocen que son “justos”. Merck describe esta situación como un “teatro político Kabuki”.

Además, la empresa destaca que las estimaciones del gobierno no tienen en cuenta los numerosos fracasos costosos que son parte del proceso de investigación y desarrollo de las compañías farmacéuticas antes de lograr un tratamiento exitoso.

La demanda presentada por Merck busca impugnar el programa respaldado por la Casa Blanca, alegando que viola los derechos constitucionales y pone en peligro la innovación y el avance en el campo de la medicina.

A medida que este caso se desarrolla en los tribunales federales de Washington, la industria farmacéutica y el gobierno enfrentan un enfrentamiento legal que podría tener implicaciones significativas en el acceso y el costo de los medicamentos en Estados Unidos.

El caso de la demanda de Merck contra el programa de precios de medicamentos respaldado por la Casa Blanca ha generado un gran debate en el ámbito de la salud y la industria farmacéutica. Diversos actores, incluidos defensores de la salud pública y grupos de pacientes, expresan opiniones encontradas sobre esta disputa legal.

Por un lado, quienes apoyan el programa argumentan que los precios desorbitados de los medicamentos han sido una carga financiera para muchos estadounidenses durante años. Consideran que es necesario regular los precios y garantizar un acceso asequible a los tratamientos médicos esenciales. Según ellos, el programa de negociación de precios de medicamentos de Medicare es una forma efectiva de abordar este problema y proteger a los pacientes.

Por otro lado, la industria farmacéutica, representada por Merck en este caso, defiende que la fijación de precios por parte del gobierno socava la innovación y la inversión en investigación y desarrollo. Argumentan que los altos costos asociados con el descubrimiento y desarrollo de nuevos medicamentos deben ser compensados ​​para asegurar la sostenibilidad de la industria y continuar impulsando avances médicos.

El resultado de esta demanda tendrá implicaciones importantes para el sistema de atención médica en Estados Unidos. Si el programa de precios de medicamentos de Medicare es respaldado por los tribunales, es probable que se establezcan precedentes para una mayor regulación de los precios farmacéuticos en el país. Esto podría tener un impacto significativo en la accesibilidad de los medicamentos para los pacientes, especialmente aquellos que dependen de tratamientos costosos.

Por otro lado, si la demanda de Merck tiene éxito y el programa es considerado inconstitucional, se podría debilitar el poder regulatorio del gobierno sobre los precios de los medicamentos. Esto podría mantener intacto el actual sistema de precios, pero también podría perpetuar los altos costos y la falta de transparencia en la industria farmacéutica.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News