search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp

Internacional

La iglesia con su propia marca de cerveza

Featured Video Play Icon

Hace 5 días

12/10/2017

Tiempos extremos requieren medidas extremas. El mejor ejemplo es una iglesia en Bruselas que estando al borde de la quiebra decidió sacar su propia marca de cerveza para llamar la atención de los feligreses y recaudar fondos.

El templo de Santa Catalina, construido en el siglo 19 y ubicada en un barrio de Bruselas, capital de Bélgica, no es una iglesia cualquiera, es la única que tiene su propia marca de cerveza.

“La cerveza es similar a la iglesia: es efervescente y está llena de vida… Es más, esa es la imagen que queremos mostrar de la iglesia de Santa Catalina”, señala Jeremie Schaub, párroco de Santa Catalina.

Hace años, en medio de una crisis económica, el ayuntamiento de la ciudad pensó en derribar el templo para darle paso a un proyecto de viviendas o un supermercado, pero el padre Jeremie tuvo una idea innovadora: crear una cerveza que identificara al templo, atrayendo más feligreses y fortaleciendo la economía local.

“Quisimos hacer un proyecto, algo para la comunidad, que nos permitiera fortalecer los vínculos entre la iglesia y los dueños de los restaurantes”, añade Schaub.

Con ese plan en mente, el cura acogió parte de la milenaria tradición cervecera belga para crear una bebida con un porcentaje de alcohol de 7 por ciento, llena de sabores frutales exóticos de color rojizo, de la mano de un negocio local llamado Brussels Beer Project

De ahí surgió Sté Kat’, una cerveza artesanal con la que Schaub logró salvar el santuario. La muestra de que en tiempos de crisis la creatividad sale a flote.

Según Benoit Hel-Theodet, habitante de Bruselas, “esta es una cerveza muy agradable, con un buen sabor a lúpulo”.

El nombre de esta bebida surge del diminutivo con el que los feligreses se refieren a la iglesia. La preparación está basada en un tipo de levadura utilizada por monjes trapenses desde el siglo XIX que le da a la preparación un sabor tradicional. La cerveza se vende ahora en la iglesia y en los negocios aledaños.

Nicolas Guzmán – CM&