search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp

Noticias

Alquiler de vientres continúa con vacíos jurídicos

Featured Video Play Icon

Foto: Pxhere (CC0)

Hace 2 semanas

03/10/2017

Andrea es una mujer de 31 años y actualmente vive con su pequeño hijo, sin embargo, desde hace un tiempo decidió ofrecer su vientre en alquiler para que alguna pareja que por razones de infertilidad o riesgo en la salud no pueda concebir un hijo.

“Porque quiero hacer feliz a una familia, no es sólo por la plata”, señala esta santandereana que cuenta con el apoyo de su hijo y su pareja cuando les consultó y tomó la decisión de poner su vientre en alquiler.

“Ni mi familia ni mi hijo se meten en las decisiones que yo tome (…) tengo a mi pareja que me respalda y me apoya, dice que respeta mi decisión”, agrega Andrea frente a la decisión que tomó hace un par de meses.

En Colombia muchas mujeres como ella, a través de redes sociales, ofrecen su vientre en alquiler, dicha actividad que para algunas personas es un buen negocio porque se gana no solo con el contrato, sino con un salario mensual para mantenimiento y cuidado.

“Alquilo mi vientre, soy de Colombia interesados dejar inbox”, “Hola soy de Cali, Colombia, estoy dispuesta a ser madre subrogada información por privado o al 318XXXXXXX”,  “Alquilo mi vientre. Quiero darle un hogar a mi hija, información al WhatsApp 312XXXXXXX”, son algunos de los mensajes que se encuentran en Internet.

Un contrato para ser madre subrogada varía entre cinco millones y 50 millones de pesos, además de una mensualidad y gastos adicionales que pueden superar los dos millones de pesos, sin embargo, para el médico  Eduardo Castro Valderrama lo más importante son los antecedentes médicos.

“Debe ser una persona joven, una persona que preferiblemente haya tenido hijos, saludable sin ningún exceso de riesgo desde el punto de vista psiquiátrico, físico y desde el punto de vista de relación como persona”, advierte el médico especialista en fertilidad.  

Durante la gestación se pueden presentar inconvenientes, por eso se debe tener en cuenta la edad de la madre que alquile su vientre; así como la salud de quien aporta los óvulos. 

“Lo recordable es que sea una persona joven, porque una mujer desde los 40 a los 45 años puede tener algunos riesgos”, indica Castro Valderrama, porque antes de los 40 años es la edad apropiada para ser madre subrogada.

Una vez nace el niño o niña, se registra a nombre de la madre gestante y de su esposo o compañero permanente, más no de quienes aportan el ovulo y el esperma para formar el embrión, es decir, el registro se debe realizar con el nombre de la madre que alquila su vientre.

Emilssen González, directora de derecho romano de la universidad Externado de Colombia, dice que en esta etapa existe un vacío jurídico, porque el Congreso no ha reglamentado la maternidad subrogada tal como lo ordenó la Corte Constitucional en el año 2009.

No tenemos una ley directa, un Juez tendría que decidir por analogía los principios del código civil, pero una ley directa por ahora no tenemos”, manifiesta González frente a la legislación que existe en Colombia. 

Se comete delito cuando el registro de nacimiento se hace a nombre de quienes fecundaron al bebé y no de la madre gestante, casos que han sido identificados por las autoridades, es decir valiéndose de documentos falsificados para evitar el trámite regular de adopción que aplica en estos casos.

Con este panorama algunas madres subrogadas ofrecen su vientre en países como México y EE.UU. donde si existe una reglamentación.

Mauricio Beltrán – CM&