500 km de vías compartidas con cuatro municipios de su Área Metropolitana, dan movilidad en Bucaramanga a 674.000 vehículos, de los cuales 400.000 son motocicletas, 233.000 automóviles, 41.600 buses y camiones. Lo que significa que en esta ciudad hay un vehículo por cada dos habitantes.

Germán Torres Prieto, director de Tránsito de la ciudad, dijo que “el problema es que las vías son las mismas de hace 30 o 40 años, no hay ampliaciones”.

Para expertos en movilidad y usuarios, muchos son los cánceres que carcomen la movilidad.

Vladimir Muzóz, un taxista de la ciudad, dijo que “son muchos los trancones, mucho servicio pirata, mucho Uber, mucha moto y las vías llenas de huecos, además cobran impuestos pero no arreglan nada”.

Fernando Martínez, experto en movilidad de Bucaramanga, dice que “se carece de planeación, control e innovación en movilidad, lo cual se refleja en el caos vial que se vive a diario y la contaminación que congestiona y martiriza al ciudadano”.

Respecto a las medidas para controlar, Germán Torres, director de Tránsito de Bucaramanga, sostuvo que vienen “actuando y sancionando fuertemente. Los patios están colapsados (…) por vehículos que violan la reglamentación de tránsito”.

Pero tal vez los más afectados son los usuarios, que literalmente se ven forzados a vivir más tiempo en un vehículo que en su propia casa.

Publicidad

Cabe recordar, que 50 personas mueren al año en las vías de Bucaramanga por accidentes.

Sistemas inteligentes virtuales, campañas de cultura vial ciudadana, reorganización de vías, proyectos para el peatón, la bicicleta, la promoción del uso del transporte público y lo más importante; verdaderos expertos al frente de las entidades que manejan la movilidad, salvarían el caos que se vive en las calles de la “ciudad bonita”.