Advertimos que este video de maltrato a un perro en centro de entrenamiento es bastante fuerte y puede herir susceptibilidades.

La tasa de adopción y de compra de perros se incrementó desde que inició la pandemia y la cuarentena. Y esto ha sido muy positivo para guarderías y entrenadores de perros que han visto un incremento en la demanda de sus servicios.

Sin embargo, muchos de estos nuevos dueños no son conscientes de las necesidades de sus mascotas ni de su educación, por lo que delegan esa función en personas que se hacen llamar expertas en adiestramiento canino.

Pero lo cierto es que muchos de ellos ni siquiera cuentan con la experiencia, los conocimientos, ni la formación profesional apta para desempeñarse en este campo.

Un ejemplo de ello es el video que exponemos y que, gracias a la Fundación Escuadrón Solidario, se deja al descubierto cómo una persona, que se hace llamar experta en adiestramiento, maltrata al perro para que le obedezca.

Este lugar gozaba de una buena reputación en la ciudad (Medellín). Cuando salieron al aire estos videos nos dimos cuenta de lo que pasaba internamente y que esta persona llevaba bastante tiempo trabajando con ellos”, señala Claudia Castrillón, directora y fundadora de Escuadrón Solidario.

Publicidad

Aparentemente la escuela se justificó en que la entrenadora tuvo un mal día y que por eso fue que actuó de manera agresiva:

Se nota que es una persona que no tiene conocimiento en el manejo de animales y por eso acude a sus instintos más bajos: a la ira, a sus traumas y resentimientos sociales para atacar y desquitarse con los animales”, continúa Castrillón.

De hecho, el sitio se reconoce por ser uno de los más costosos y “terminan contratando personas que no tienen la preparación por ahorrar en costos administrativos; sacrificando calidad e integridad de animales que tienen a su cargo”.

Centros de entrenamiento canino que maltratan

De acuerdo con la animalista, esta situación evidenciada en video de maltrato a un perro en centro de entrenamiento  no es un caso aislado.

Muchas personas han hecho el reporte de maltrato a sus mascotas pero, por no contar con las pruebas correspondientes, no se ha validado la información.

Es necesario visibilizar esto que se vive a diario en estos centros de entrenamiento. Nos han reportado muchos casos pero de ninguno tenemos pruebas, solo nos dicen: “‘i perro llegó golpeado’, ‘lo quemaron’, ‘le fracturaron la columna’. Son muchas las quejas”

Hasta el momento, nadie se había atrevido a tomar videos y tener pruebas de este tipo de prácticas para hacer la denuncia correspondiente.

Esta es una gran oportunidad, aunque un lamentable caso, para dar a conocer el tema y que desde la parte legislativa se tomen cartas en el asunto, que es lo que buscamos con difusión que logramos con este caso al tener la prueba contundente”.

Señales de alerta

Aunque muchos expertos hablan de cómo crear una relación de autoridad con la mascota, es importante tener en cuenta que esto también tiene límites.

Por ejemplo, ponerlos a extensas horas de ayuno para que respondan a todo lo que se les ordena para recibir comida; es uno de los casos típicos que busca la sumisión del canino, pero no es sano.

De hecho, todas las estrategias que se basen en la generación de respeto y autoridad, muchos expertos hoy en día las consideran obsoletas.

La tendencia actual (luego de varios años de estudio y de las graves consecuencias de casos que se consideraron éxito de César Millán) es usar técnicas enfocadas en la generación de estímulos positivos.

Por ejemplo, estas prácticas de autoridad y “dominio de manada” tienen severas consecuencias:

Forzar a un perro a la indefensión aprendida es cruel. No se ha afirmado ningún dominio. En cambio, el perro ha sido psicológicamente, y a veces físicamente, forzado a esencialmente apagarse”, citan expertos.

De acuerdo con Diego Hernández, zootecnista y director de la escuela canina Agility Salta y experto en el tema, “no tiene ningún sentido entrenar un perro a través de métodos de maltrato porque genera que el perro desarrolla sentimientos de miedo y angustia. Un perro temeroso es un perro inseguro, va a preferir mil veces quieto en un rincón a explorar”

Esto genera una consecuencia de “acabar con el temperamento del perro” (un concepto parecido a la personalidad de los humanos). Por lo que asumirá que después de cualquier comportamiento recibirá un acto de maltrato.

“Cuando uno tiene un perro inseguro, las consecuencias son bastante negativas; porque puede intentar morder o huir de cualquier estímulo que se le aplique”, añade.

Necesidad urgente de una legislación

Finalmente, es importante reconocer que hay un bache legal en la reglamentación de estas instituciones; ya que cualquiera hoy en día puede “montar” una sin demostrar dominio académico en el tema, experiencia o un método aprobado.

El proceso de educación y adiestramiento no solo debe responder a que el perro sepa sentarse o acostarse, sino a tener una relación sana, de entendimiento mutuo y que no se debe tratarle como si fuese otro ser humano; pero tampoco como si no fuera un ser vivo social por naturaleza.

Lo importante es detener las prácticas en las que a golpes educan a perritos en supuestos centros de entrenamiento que no tienen ninguna fundamentación para sus metodologías.