Una conmovedora escena se vivió en Georgia, EEUU. Giorgi Bereziano, un hombre de 62 años, había perdido a su perro Jorge desde 2015. Sin embargo, nunca se rindió en su búsqueda y por eso obtuvo una valiosa recompensa.

Recientemente, empleados de la Casa de la Ópera de Tiblisi, capital de Georgia, alertaron a Bereziano de la presencia de un perro idéntico al de los carteles, que andaba deambulando por el vecindario.

Por supuesto, el sujeto atendió el llamado y la reacción de ambos al reencontrarse fue tremendamente emotiva.