Esta elefante de 42 años en Hungría tiene más talento que cualquier humano porque con su trompa plasma hermosas pinturas que recientemente fueron subastadas como cualquier obra de arte. Según su dueño ella pinta por placer y no porque se le obligue hacer.