La patrullera trans de la Policía, Andrea Cortés, apareció en sus redes llorando, luego de que fuera destituida e inhabilitada por un supuesto robo.

Cortés fue acusada de tomar una crema de $95.000 al interior de una droguería y en un descuido de la vendedora.

Por dicho acto, la patrullera trans de la Policía fue acusada de hurto agravado.

En medio de la investigación, la uniformada argumentó que sí iba a comprar la crema y que cuando la echó en la bolsa pensó que la vendedora ya la había facturado.

Hasta esta semana se conoció la decisión de que la patrullera trans de la Policía fue destituida e inhabilitada por 11 años.

Tras el fallo, Andrea Cortes reapareció en sus redes llorando, pero agradeciendo el apoyo que ha recibido por parte de sus seguidores.

“Muchas gracias a las personas que me apoyaron de verdad, de corazón, la gente que creen en mi inocencia muchas gracias. No tiene sentido seguir luchando por una institución que a una mujer trans la ven como antinatural”, dijo entre lágrimas Cortés.

Agregó que dentro de la institución pasó momento difíciles por su condición.

“La gente no sabe, no se imagina por todo lo que he pasado institucionalmente, han hecho conmigo lo que se les ha dado la gana, de verdad a la gente que me aprecia muchas gracias”, expresó.

Los seguidores de la patrullera trans de la Policía le expresaron su apoyo en el video que publicó en Instagram.