Uno de los casos virales que viene rodando desde hace un par de meses es en el que una mujer se queja por la discriminación de un mesero que puso en la factura “viene sola”, lo que ella tomó como una ofensa.

La publicación se hizo a través de la red social de Twitter en la que ella publicó el recibo destacando la frase que la hizo sentir indiscriminada:

“Girl by herself” (chica sola), señala en la factura.

Pero, ¿realmente se trata de una ofensa?  Muchos de los usuarios en esta red social respondieron al tuit diciendo que simplemente se trataba de una forma de reconocimiento de los clientes:

“En restaurantes que tienen tanta afluencia y donde no se manejan números de mesa porque es más complicado, es más fácil dar características que permitan recordar el cliente”, señaló uno.

Otros, incluso, admitieron que durante sus trabajos de mesero usaban comúnmente esta táctica, aunque al facturar eliminaban esta información, pero no siempre recordaban hacerlo:

“Solía trabajar en el servicio de comidas y olvidé que puedes ver esta m&$da. Accidentalmente puse “tipo calvo con lentes” en el recibo de alguien y me respondieron: “¡Oye, no soy completamente calvo! 🤣🤣”.

Pero quizá lo más gracioso de este tuit que se hizo viral, logrando más de 600 mil likes en tan solo un par de horas, fue conocer que existieron otros casos de personas, incluso, más ofensivos:

“Ese estuvo mejor que el que me dieron a mi: “pequeño hombre feo””

“Te entiendo esta vez”. Le pusieron: “Hombre de la voz ronca”

Luego de “análisis” de muchos usuarios, hechos en los más de 1.300 comentarios, en los que se cuestionaba la forma de actuar del mesero por haber sido aparentemente despectivo, el caso sirvió para que quienes trabajan en este oficio fueran conscientes de eliminar esas referencias antes de pasar la cuenta.

Lee también “‘Julius’ le respondió a la tuitera que volvió viral su noche de pasión”