Una joven en Malasia quiso hacerse una mascarilla casera con cúrcuma, una planta de la India, pero el resultado no era el que estaba esperando.

Según la mujer, su mamá fue quien le dijo que la cúrcuma era buena para controlar el acné e hidratar la piel, por lo que decidió aplicársela como una mascarilla.

La víctima de este inusual tratamiento de belleza se confió de los rumores de su progenitora y preparó la cúrcuma rayándola y aplicándosela en la cara.

Minutos después, cuando se la empezó a retirar, la mujer notó que su rostro le había quedado de color amarillo.

 

 

Publicidad

Aunque intentó lavar su cara en varias oportunidades para quitarse el color de la cúrcuma, fue imposible retirarse la mancha amarilla.

El resultado fue compartido por la víctima en sus redes sociales.

“Mamá me dijo que la cúrcuma era buena para usar en una mascarilla. ¿Por qué me ha quedado amarillo?”, escribió la joven.

Al parecer, la víctima abusó del uso de la cúrcuma y no midió cuánto debió usar para su mascarilla.

El trino se viralizó tanto que alcanzó más de 70.000 interacciones en Twitter.