A Kira Mayer, modelo rusa y sensación en Instagram, no le sirvieron sus atributos físicos para salvarse de ir a la cárcel en su país.

Según información policial, la mujer, que también es considerada como la ‘Kim Kardashian’ rusa, fue detenida en un puesto de control por exceder el límite de velocidad cuando conducía su Mercedes-Benz.

Te puede interesar: Por dárselas de “cool”, presentadora intentó saltar en bici y terminó pegándose un ‘totazo’

Pensando que su sonrisa la sacaría del aprieto, trató de simpatizar con los agentes, pero estos se mostraron inmunes y le pidieron la documentación. Al darse cuenta que la modelo no tenía licencia, los uniformados prosiguieron a arrestarla.

Mayer perdió el control y en un principió rasguñó y pateó a los agentes e intentó escapar, pero su intento fue rápidamente frustrado.

Publicidad

Al verse completamente atrapada por la situación, trató de quemar su último cartucho: ofrecerles sexo “juntos o por separado”, según relata la reseña de los uniformados.

Su oferta no inmutó a los funcionarios de la ley y tuvo que subir a la patrulla esposada y avergonzada.

Esta semana compareció ante una corte de Moscú y allí reconoció los cargos por los que fue acusada. Inclusive, aprovechó la oportunidad para pedir disculpas: «Cuando me pongo nerviosa, la cago».

Al final, Kyra fue condenada a 18 meses de prisión que cumplirá en una cárcel rusa de baja seguridad.