La madre de una joven de 18 años en Reino Unido compartió que su hija quedó paralizada, luego de que le echaran algo en una bebida.

Millie Taplin salió de rumba con sus amigos cuando un desconocido, que estaba dentro de su grupo de amigos, le ofreció una bebida.

La joven le hizo caso y después de ingerirla comenzó a sentirse mal, por lo que fue llevada de urgencias.

“Tomé un par de sorbos de la bebida y fui al área de fumadores. Regresé y sentí que había bebido demasiado, y luego salí a la calle. Poco después, no pude hablar ni caminar mientras perdía el control de las piernas y las manos”, contó Millie al Daily Mail.

Antes de que le practicaran exámenes, los médicos comenzaron a sospechar que su cuerpo estaba reaccionando de esa manera por una sustancia.

Los resultados arrojaron que a Millie Taplin de suministraron dos sustancias, una para paralizarla y la otra “para noquearla”.

La madre de la joven compartió un video en redes donde se ve a su hija paralizada por la bebida que le dieron en la discoteca.

“Es absolutamente horrible. Parecía poseída. La estaba mirando y pensé, ‘qué diablos le han dado’, porque nunca había visto algo así en mi vida. Estaba completamente congelada, sus manos eran como garras. Lo que me destrozaba era que ella sabía todo lo que estaba pasando, pero estaba congelada”, relató la madre al Daily Mail.

La mujer agradeció a los amigos de su hija que estuvieran pendientes de ella y pidió a los jóvenes no recibir bebidas de extraños para evitar una parálisis como la de su hija o un caso aún peor.