Solo basta con batir la colita o maullar, para que el carnicero Ikram Korkmazer alimente a estos peludos de cuatro patas. El hombre se ha ganado los aplausos a nivel mundial a través de las redes por su labor social, una que empezó tras la dolorosa pérdida de Yesim, una gatica que acudía a su negocio para saciar el hambre, y quien le rinde homenaje cuidando la alimentación de otros animalitos en condición de calle en Turgutlu, Turquía.

Mira acá más videos que son tendencia