El chef turco Nuri Soysal no estuvo presente en la ceremonia de entrega de galardones a los mejores restaurantes de Estambul de la Guía Michelin, pues cuando lo llamaron para anunciarle que era uno de los elegidos creyó que era una trampa y se negó a responder.

Cuando llamaron para decirle que su restaurante figuraría en la lista de los mejores de Estambul “creí que era una trampa y respondí ¡cuelguen!”, dijo el chef.

Soysal se percató que quien lo llamó si era un verdadero representante de la conocida Guía en la televisión cuando su restaurante fue citado entre los 53 lugares de Estambul recomendados por la marca, dijo a la agencia turca Anadolu.

Le puede interesar: Una mujer logró atrapar a su perro, el cual saltó por una ventana

“Me dio tristeza (no haber asistido a la ceremonia, NDLR]. Me perdí un gran acontecimiento”, dijo el chef del Rumelihisari Iskele, restaurante de pescado situado en las riberas del Bósforo.

La anécdota fue confirmada por el equipo de la Guía Michelin.

En el marco de esta primera selección de la Guía Michelin de Estambul, los inspectores de la guía, creada en 1900 por los hermanos André y Edouard Michelin, visitaron de manera anónima el restaurante donde Soysal es chef desde hace 30 años.

Vea también: Todo lo que debes saber: la guía del aficionado para el Mundial Catar 2022

“No sé si comieron róbalo o bonito (…) Pero les gustaron nuestros platos. Es un honor”, declaró Soysal.

El chef, que desde hace unos días lleva un nuevo uniforme blanco con la inscripción Michelin y el muñeco típico de la marca bordados, busca ahora una estrella.

“Voy a incluir nuevas especialidades en nuestro menú. Espero que [los inspectores de Michelin] vuelvan”, agregó.