Un hecho insólito se presentó en Austria, luego de que el cadáver de un hombre permaneciera durante un largo tiempo en su lecho de muerte.

Los servicios funerarios de Viena “olvidaron” el cuerpo del fallecido en su departamento, un error rarísimo según la ciudad.

Sonja Vicht, portavoz del municipio, confirmó que los restos del difunto no habían sido llevados a la morgue como es habitual.

El 11 de noviembre de 2020, la vecina de este hombre de 66 años, que cuidaba de él porque estaba enfermo y no le conocía ni familia, lo encontró muerto.

Entonces llamó a la policía y le entregó las llaves de la casa, explicó en la televisión ORF.

Ella pensaba que su cadáver ya había sido enterrado pero, al acompañar a un notario que buscaba un posible testamento, lo encontró acostado en su cama, el 27 de enero.

“Es una desafortunada combinación de circunstancias y un problema de comunicación” entre el equipo que declaró la muerte y las funerarias, dijo Nikolaus Salzer, director del centro de higiene de la ciudad.

Inició una investigación interna y afirmó que “nunca había oído hablar de un caso de este tipo”.

Contactadas por la AFP, las pompas fúnebres municipales precisaron “aún no tener fecha para los funerales”.

“Todavía estamos tratando de averiguar si hay alguna familia que quiera organizarlas”, explicó un portavoz, Florian Keusch.

Si la búsqueda no tiene éxito, “será la ciudad la que organice el entierro”, dijo, para que el cadáver pueda finalmente descansar con dignidad.

No dejes de ver: