Parece que el 2020 sigue llegando con sorpresas. No solo el coronavirus está amenazando la vida del ser humano, desde EE.UU. reportan la aparición de un insecto mortal que han llamado «avispón asesino».

Su nombre oficial es Vespa mandarinia, o avispón gigante asiatico, visto por primera vez en diciembre de 2019 en Washington.

«Son como algo sacado de una caricatura de monstruo con esta enorme cara de color amarillo anaranjado», indicó Susan Cobey, apicultora del Departamento de Entomología de la Universidad Estatal de Washington.

Esta es la clase de avispa más grande del planeta, cuyo tamaño es de unos cinco centímetros (alrededor de pulgar de un adulto humano) y es altamente venenoso con su aguijón de 6 mm de largo que puede disolver tejidos.

Además, según el Departamento de Agricultura de Washington, con sus mandíbulas pueden decapitar abejas para alimentar a sus crías, destruyendo colmenas en solo cuestión de horas.

Sin duda, este panorama es alarmante en un país donde la población de abejas viene en declive, trayendo graves consecuencias en los ecosistemas por el papel fundamental de estos insectos polinizadores.

Un informe de New York Post señala que es muy probable que el insecto haya llegado a Estados Unidos de un barco procedente de China.

Letales para la humanidad

El llamado «avispón asesino» puede ser mortal para los seres humanos, sobre todo cuando es un ataque grupal.

Uno de sus ataques más agresivos ocurrió en 2013 en Japón, cuando estos insectos le quitaron la vida a 41 personas e hirieron a 1.600 en la provincia de Shaanxi.

El investigador de la Universidad de Kyoto Sangyo en Japón, Jun-ichi Takahashi, explicó que un ataque múltiple de estas avispas puede exponer a sus víctimas a dosis de veneno equivalentes al de una serpiente.

Por estos antecedentes, científicos de Estados Unidos han iniciado una búsqueda a gran escala para evitar que los avispones se establezcan en el país.

Sin embargo, el monstruoso insecto ya habría pasado sus fronteras, siendo avistados en Canadá, más exactamente en White Rock (Columbia Británica).

En este documental sobre la Vespa mandarinia puede ver cómo son sus peligrosas picaduras en la piel de un ser humano, así como otras de sus características.