En redes sociales se hizo viral una publicación de la policía francesa donde denunciaban a un anciano que iba a 191 kilómetros por hora bajo la excusa de no llegar tarde a su turno de vacunación contra la COVID-19.

El hombre, de 88 años fue sorprendido en una carretera rural francesa por la policía local motorizada de Estrasburgo, al noreste de Francia.

El límite de velocidad en la carretera donde fue detenido el jueves es de 110 kilómetros por hora, dijo la policía de la región francesa de Bas-Rhin en Facebook.

El conductor, un lugareño, “dio como razón de su exceso de velocidad que estaba tarde para su vacuna contra el covid”, añadió la policía.

Y es que en ese país europeo, desde enero, se ha dado prioridad a los mayores de 75 años en su campaña de vacunación.

Publicidad

La estrategia está dando resultados, según declaró el jueves el primer ministro Jean Castex, ya que la tasa de nuevas infecciones entre los mayores de 80 años ha descendido.

Los agentes confiscaron el permiso de conducir del hombre e inmovilizaron su vehículo.

“Por la seguridad de todos, cumplamos con los límites de velocidad, ¡incluso después de más de 60 años de licencia de conducir!”, sugirió la publicación de la policía local.