Está comprobado que dependiendo de los colores, una persona puede sentirse alegre o depresivo. Cuando observamos una imagen lo primero que hace el cerebro es recibir la información de ese color y entender el mundo a punta de los contrastes.