25/10/2017

El estreñimiento es algo muy frecuente no solo en adultos sino en recién nacidos y niños en edad preescolar, escolar y adolescente; un problema que en la mayoría de los casos se puede solucionar con sencillas medidas.

Como lo explica la doctora Sandra Paipilla, gastroenteróloga pediatra, “eliminar el estreñimiento de los niños se logra mejorando los hábitos alimentarios con una alimentación rica en frutas, vegetales, alto consumo de agua, yogurt, usualmente uno logra los resultados que quiere cuando un niño tiene evacuaciones diarias o interdiarias blandas que no le produzca ningún tipo de molestia”.

Si es un recién nacido con estreñimiento primero hay que descartar que no tenga una malformación anatómica y segundo continuar con la leche materna y agua, medida suficiente para darle solución al estreñimiento.

Los niños que toman leches en polvo son más estreñidos, “en los niños más grandes preescolares y escolares que ya hacen deposiciones duras con dificultad y dolor, el trabajo fundamental es que hay que modificar la alimentación, hay que darles la fruta entera no como jugo porque el jugo pierde la fibra y trae otras complicaciones para la salud”.

Se recomiendan las frutas enteras como fresas, uvas, ciruelas, melón, naranja, papaya y restringir la manzana, pera, durazno, guayaba. Y por supuesto los vegetales, estos deben comerlos enteros cocidos o al vapor.

Por otro lado si con estas medidas no mejora y por el contrario presenta dolor abdominal o infecciones urinarias hay que hacer consultas. Como lo afirma la especialista “en la fase inicial uno tiene que recurrir a los medicamentos para hacer un tratamiento de choque inicial donde se limpie el colon y a partir de un colon limpio empieza a tener unos mejores resultados.

Y agregó que “los laxantes de uso crónico, permanentes por meses realmente yo no los recomiendo porque llega un punto en el que no se está trabajando en lo fundamental que es el hábito, sino que está dependiendo del medicamento. El estreñimiento se mejora con buenos hábitos; con una alimentación adecuada y balanceada los niños mejoran”.

Ximena Bedoya – CM&