Según el diario The Standard Media, uno de los más antiguos e importantes de Kenia, el pastor africano Nigel Gaisie, había prometido revivir al exbasquetbolista Kobe Bryant y su hija, con la condición de que le den 50 millones de dólares.

Ahora resulta que el pastor salió a desmentir que estuviera pidiendo dicha suma de dinero, e incluso, que hubiera ofrecido revivir a Bryant.

En entrevista con el programa radial ‘Mañanas Blu’, Gaisie aseguró que Dios sí “lo ha usado para traer a algunas personas de la muerte”; sin embargo, negó que prometiera revivir a Bryant a cambio de 50 millones de dólares.

“Jamás afirmé que traería de vuelta a la vida a Kobe Bryant, ni siquiera lo conocí. Claro que Dios me ha utilizado como instrumento para revivir personas. No obstante, el Señor nunca me dio instrucciones de traer de vuelta a Bryant”, enfatizó.

El pastor también comentó que Dios habla con él por medio de las súplicas y la meditación, pero el Señor nunca le mencionó la necesidad de revivir al exbasquetbolista.

Publicidad

Bryant, de 41 años, y su hija de 13 años fallecieron al estrellarse el helicóptero en el que viajaban junto a otras siete personas en una intrincada zona montañosa cerca de Los Ángeles.

La noticia de su muerte consternó al mundo entero, entre fanáticos y jugadores de los Lakers, el equipo que defendió por toda su carrera de 20 años y que este miércoles tuvo su primera práctica desde la tragedia, de cara a su partido del viernes en Los Ángeles.

En una publicación en Instagram, acompañada de un retrato familiar, Vanessa Bryant, la viuda del deportista, agradeció el «apoyo y amor» expresado por millones de personas.

«Estamos completamente devastados por la repentina pérdida de mi adorable marido, Kobe – el increíble padre de nuestros hijos; y mi hermosa y dulce Gianna – una cariñosa, pensativa y maravillosa hija, y maravillosa hermana de Natalia, Bianka y Capri», expresó.

«No hay suficientes palabras para describir nuestro dolor en este momento. Me consuela saber que Kobe y Gigi sabían que eran tan profundamente amados. Fuimos increíblemente bendecidos al tenerlos en nuestras vidas. Desearía que estuvieran con nosotros para siempre», añadió la viuda de 37 años, con quien Kobe se casó en 2001.

«Es imposible imaginar la vida sin ellos. Pero nos despertamos cada día, tratando de seguir adelante porque Kobe y nuestra niña Gigi nos iluminan el camino».

*Con información de AFP