La modelo, Natalia Barulich, salió en defensa de Neymar, luego de que este denunciara ataques de racismo en su contra.

Tras los insultos, enfrentamientos y las cinco expulsiones en el partido entre el PSG y el Marsella, el brasileño denunció a jugador, Álvaro González, por palabras racistas.

Ante este hecho, su supuesta novia, Natalia Barulich, salió en su defensa a través de un mensaje que publicó en su cuenta de Instagram.

«Buscando un camino libre de racismo», escribió la modelo junto a una imagen del futbolista con la frase «Di no al racismo».

Publicidad

La imagen confirma que Natalia Barulich seguiría con su romance con Neymar, dejando atrás a Maluma, su expareja.

Acusaciones de racismo

La LFP deberá también investigar sobre los incidentes que se le escaparon al árbitro.

Este sería el caso de las acusaciones de racismo de Neymar contra el defensa marsellés Álvaro González.

«Mi único lamento es no haber golpeado en la cara a este tonto», señaló Neymar en las redes tras el partido, acusando al español de haberlo llamado «Mono hijo de puta», en otro mensaje en Twitter.

El PSG ha argumentado que existen imágenes de insultos entre los dos jugadores filmadas por una cámara de BeIn y no difundidas por Telefoot, encargada de retransmitir el partido.

«Están siendo visionados por nuestros equipos», señaló este martes el PSG.

El Marsella insiste en que Álvaro González no insultó de manera racista a la estrella brasileña. El técnico André Villas Boas subrayó este martes que estará detrás de su jugador y que no tiene dudas sobre él.

Para el centrocampista Valentin Rongier, es «imposible» que Álvaro hiciera un insulto racista. «No escuché nada», añadió en rueda de prensa.

Neymar se mostró el lunes más relajado en las redes sociales, pero no se desdijo de sus acusaciones.

«Yo soy negro, hijo de negro, nieto y bisnieto de negros también. Estoy orgulloso y no me veo diferente a nadie. Ayer quería que los responsables del juego (árbitros, asistentes) se posicionasen de forma imparcial y entendiesen que no hay cabida para tal actitud de prejuicio», señaló.

Si se prueban los insultos racistas, Álvaro González se arriesga a diez partidos de sanción como máximo.

Otra acción presunta, el escupitajo de Ángel Di María hacia González, denunciado por el jugador en el campo y por Villas-Boas, también podría ser examinado.

Este gesto «fue objeto de una búsqueda en el VAR en ese momento, pero no se encontraron imágenes que lo probaran», señaló a la AFP Pascal Garibian, director técnico del arbitraje.

«En periodo de covid-19 escupir es muy grave», recordó Rongier, sin precisar si vio la acción.

Un escupitajo hacia otro jugador puede suponer hasta seis partidos de sanción.

Con información de AFP