El jefe de la división antiterrorista de la Policía británica, Neil Basu, aseguró que la exactriz estadounidense Meghan Markle sufrió “repugnantes” amenazas de muerte por parte de grupos racistas mientras fue miembro activo de la familia real británica.

Basu, el más alto responsable policial surgido de una minoría étnica en el Reino Unido admitió que en su cargo debió tratar amenazas creíbles de ultraderechistas contra la duquesa de Sussez Meghan Markle y su esposo, el príncipe Enrique, hijo menor del actual rey Carlos III.

Sus declaraciones, en una entrevista con la cadena británica Channel 4, refuerzan los temores expresados por Enrique, de 38 años, sobre la seguridad de la exactriz mestiza con quien se casó en 2018.

Le puede interesar: Jueza apareció posando en ropa interior tras controversia por audiencia virtual

Alegando presión de la prensa y un entorno hostil hacia Meghan, de 41 años, la pareja abandonó la familia real en 2020 y se mudó a EE.UU.

Basu, que próximamente deja su puesto tras 30 años en Scotland Yard, aseguró que las amenazas de muerte contra Meghan Markle eran “repugnantes y reales”.

“Teníamos equipos para investigarlas y hubo personas procesadas por esas amenazas”, agregó.

Enrique criticó la cobertura sobre Meghan en medios y condenó el “racismo descarado de troles en redes sociales y comentarios de artículos web”.

Vea también: Diseñador se defendió tras controversia con madre que reclamaba liquidación

¿Racismo en la familia real?

La pareja llegó a acusar de racismo a un miembro no mencionado de la familia real, en una entrevista en 2021 con Oprah Winfrey.

Basu, de padre indio, criticó asimismo la “horrible” retórica sobre los migrantes de algunos destacados políticos conservadores de origen asiático.

La ministra del Interior, la ultraconservadora Suella Braverman, describió como “criminales” a solicitantes de asilo albaneses.

Lea, además: Hombre salvó a un bebé que gateando intentaba cruzar la calle

Braverman, que también es de origen indio, defiende un controvertido plan del gobierno británico para deportar a Ruanda, país africano a 6.500 km de Londres, a migrantes y refugiados que llegen al Reino Unido de forma ilegal. Denunciado por varias organizaciones, el proyecto está siendo evaluado por la justicia.

“Hablo de cuestiones raciales porque (…) soy un hombre mestizo de 54 años”, afirmó Basu.