La actriz reveló sus dos peores tusas de la vida, la primera en la universidad y la segunda su separación. Ella asegura que sí le sirve salir de rumba y aunque no le gusta el reguetón, disfruta mucho la champeta y la salsa.