contraer-imagen done error basura notificaciones notificaciones-outline persona expandir-imagen search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp w-gallery w-video w-text

Entretenimiento

Las partes del cuerpo que no necesitamos y que podrían desaparecer en los humanos del futuro

Foto: istock

22-Ene-19

La selección natural es el principio básico que el naturista Charles Darwin explicó en su famosa obra ‘El origen de las especies’, en donde a grandes rasgos exponía que los seres vivos se adaptan a su entorno adquiriendo o deshaciéndose de recursos para sobrevivir.

El ser humano no es ajeno a esta teoría, pues también es el resultado de millones de años de evolución y en nuestros cuerpos hay partes que son prueba de ello porque hay partes que se atrofiaron y que con el paso del tiempo se fueron degenerando al punto que ya no tienen la función que solían tener.

Sin embargo, no todo el mundo tiene estas partes y desde el punto de vista antropológico a estas se les llama “sobras evolutivas” y estas son algunas de ellas:

  • El coxis

El coxis se encuentra al final de nuestra médula espinal en el famoso punto ‘ni es’ y son los restos de la cola que tenían nuestros ancestros y que les ayudaba a mantener el equilibrio. Ahora, que aprendimos a caminar erguidos ya no necesitamos este apoyo.

Foto: istock

  • Las cordales o Las muelas del juicio

Nada más molesto que acudir al odontólogo para que nos indique si es necesario quitar los cuatro cordales o solo algunas de ellas que solo aparecen varios años después de que ha salido la dentadura definitiva.  Antes, Su función era moler las carnes duras y los cereales crudos con los que se alimentaban nuestros ancestros, pero ya no son necesarias.

Foto: istock

  • El apéndice

Con forma de una pequeña bolsa que se encuentra en la parte inferior derecha de la barriga, entre el intestino delgado y el grueso, esta parte del cuerpo solo la has escuchado cuando alguien se la tiene que quitar.  Las investigaciones científicas apuntan a que este órgano ayudaba en la digestión de las plantas con exceso de celulosa que formaban parte de la dieta de nuestros ancestros.

Foto: istock

  • Los músculos de las orejas

Has visto cómo los perros y los gatos mueven sus orejas a conveniencia, así mismo lo podíamos a hacer hace muchos años, o mejor nuestros antepasados porque era una necesidad para la supervivencia en cuanto a detectar presas o depredadores. Si bien hay gente que puede manejar sus orejas a voluntad, la gran mayoría de las personas no lo pueden hacer.

Foto: istock

  • Músculos arrectores pili

¿Los qué? Se trata de la famosa piel de gallina que es cuando te erizas por ciertas sensaciones como la de frío en exceso.  Los músculos arrectores pili, conectados a los folículos capilares, ayudaban a erizar el pelo y así parecer más grandes ante una situación de riesgo o amenaza, algo muy similar a lo que hacen los gatos cuando están de mal humor.

Foto: istock

  • Pezones masculinos o tetillas

Es verdad, no solo les salen a los hombres, también a otros animales mamíferos masculinos, La razón es que esta parte del cuerpo en un embrión sea hembra o varón, empieza a desarrollarse de la misma forma. Estos solo funcionan completamente bien es en el cuerpo de las mujeres; aunque se han conocido casos extraordinarios de hombres que han amamantado.

Foto: istock

 

También te puede interesar