Este martes el mundo de la moda se puso de luto por la muerte del director creativo de Channel, el diseñador, ilustrador y fotógrafo alemán Karl Lagerfeld, quien murió a sus 85 años en Paris Francia, dejando una fortuna estimada en 200 millones de dólares.

Por lo pronto no se ha informado oficialmente cómo será la repartición de toda su fortuna, pero lo que sí está claro, según la agencia EFE es que su amada gata Choupette será  la principal heredera de la fortuna de Lagerfeld.

La gata era más que una mascota para él, según amigos, Choupette era su mundo, al punto que, según informes, presumía de su propio guardaespaldas, un chef personal y dos criadas e incluso Karl diseñó toda una colección de moda basada en el felino llamado «Choupette in Love».

Te puede interesar: Los capítulos inéditos del fallecido Karl Lagerfeld, el ‘káiser’ de la moda

En el programa de televisión francés «Le Divan», Lagerfeld, en 2015, reconoció que tenía con ella una relación muy especial. «Me hace reírme de mi mismo, pero al final esto no estorba ni molesta a nadie. Tiene su propia pequeña fortuna, si algo me sucediera, será una heredera. La persona que se ocupe de ella no tendrá problemas de dinero. De los anuncios que ha hecho no he cogido nada, está guardado expresamente para ella. Choupette es rica», Dijo en esa entrevista

https://www.instagram.com/p/BcXkPXbg0pt/

El gato birmano tiene una cuenta bancaria a su nombre. ¿Pero puede legalmente convertirse en heredera de su amo? En Francia, la respuesta es no. Está prohibido designar a un animal como heredero de su voluntad. Y por una buena razón: en el sentido de la ley, el animal no existe como persona física y jurídica.

Sin embargo, Según el periódico francés Le Figaro, tal disposición podría ser factible según la ley alemana, recordemos que el diseñador era alemán, si el gato fuera nombrado «heredero» a través de una asociación o fundación.