Este fin de semana en twitter circuló una fotografía de la fachada de una biblioteca pública bautizada con el nombre del expresidente y hoy senador, Álvaro Uribe Vélez, pero con información imprecisa, pues se decían cosas como que estaba en Cali o que se acababa de inaugurar.

https://twitter.com/Erosascrespo/status/1102251569054130176

Ni lo uno, ni lo otro, el establecimiento fue inaugurado en 2004 en el corregimiento El Saladito, en el Valle del Cauca, en lo que era una oficina de CALI rural, por lo que el espacio es muy reducido y el inventario de libros muy pequeño.

Te puede interesar: El trino de Petro que desató la furia de los seguidores de J Balvin

Sin embargo, el primer nombre del lugar era Biblioteca Pública Comunitaria Mario Wagner, para ese entonces presidente de la Junta de Acción Comunal del caserío. Pero luego de su fallecimiento, su esposa y otros habitantes de la comunidad decidieron cambiarle al nombre del hoy senador.

En el sitio oficial de Red de Bibliotecas Públicas de Cali, aparece un comunicado de 2010 en el que se explica que:

“El señor Mario Wagner Giraldo (q.e.p.d.) líder comunitario y en ese entonces presidente de la JAL, se dirigió al entonces presidente de la República doctor Álvaro Uribe Vélez solicitando su apoyo en la dotación de la biblioteca, de allí su nombre en agradecimiento al aporte realizado a la cultura del Saladito”.

La revista Semana investigó y en entrevista con la actual vicepresidenta de la JAC de El Saladito, Ana Ortega, la biblioteca nada tiene que ver con las ayudas del expresidente Uribe, “porque el señor acá no ha hecho nada. Lo justo sería que fuera el nombre de una persona que dejara huella por sus ayudas”. Además, aseguró que hasta donde recordaba los libros se compraron con los dineros fiscales de la JAC.

Por otro lado, la revista también consultó sobre esta polémica con la secretaria de Cultura de Cali, Adriana Betancourth, quien dijo que cuando la biblioteca se integró a la Red de Bibliotecas Públicas de Cali, intentaron cambiarle el nombre por el del corregimiento, “ya que es política local que no se llamen como las personas, sino por el sitio donde funcionan; pero la comunidad se opuso”.

Debido a la polémica que se generó, el expresidente se refirió al tema en su cuenta de twitter y respondió:  “No estoy de acuerdo que sitios públicos lleven mi nombre, nunca lo he autorizado, a quienes me han preguntado les he dicho que no con mis agradecimientos”.