En medio de una época en la que se debate la inclusión de género, un nuevo caso da de qué hablar en el mundo: tildan de machista al traductor de Google cuando se cambia de un idioma a otro.

¿Cómo es esto posible?. La mayoría de idiomas tienen alguna manera gramatical para diferenciar el masculino del femenino, ya sea por algún pronombre personal (como ella o él) o por las terminaciones de los adjetivos (bonito/bonita).

Sin embargo, existen unas lenguas que se conocen como “neutras” en cuanto a esta diferenciación y es allí, justamente, donde Google se “habría rajado”.

En la red social de preguntas y debates, Reddit, se publicó sobre el tema haciendo referencia a cómo un texto que estaba en húngaro y que no suele diferenciar géneros, Google lo traducía a femenino o masculino dependiendo del contexto:

En el idioma usan la “ő” para hablar de un sujeto genérica sin definir el sexo y es así como el traductor le otorga un “ella” o un “él” dependiendo de lo que siga en la frase:

“Ella es hermosa. Él es inteligente (…) Él enseña. Ella cocina. Él investiga. Ella cría a un niño”

Este caso se repite en idiomas como el checo, el euskera, polaco, búlgaro, finlandés, turco, entre otros. Y según los usuarios que probaron con sus idiomas, la situación parecía repetirse.

Tal como lo sugirieron en el foro, este tipo de traductores se basan en la inteligencia artificial que “es básicamente una máquina de correlación: mide lo que se combina más comúnmente y luego simplemente induce una regla a partir de eso”.

Incluso, se estima que se hacen estas suposiciones porque cuando estas palabras se relacionan a humanos, cuando los mismos humanos son los que lo usan y, como en su mayoría, vienen de pronombres de género en inglés, que es el idioma que la gente usa con más frecuencia.

Xakata, la revisa de tecnología que expuso este tema en español, se contactó con Google para hallar una explicación al tema:

“El modelo puede replicar de forma involuntaria los prejuicios de género que ya existen. Hemos estado trabajando en la actualización del producto para proporcionar una traducción tanto femenina como masculina de una sola palabra para múltiples idiomas”.

Así que, en teoría, aunque tildan de machista al traductor de Google; la culpa la tienen los mismos seres humanos.