Uno de los negocios más golpeados por la crisis del coronavirus es el de los restaurantes. Sin embargo, un centro cultural llamado Mediamatic, en Ámsterdam (Holanda), tuvo una idea que podría ofrecer una solución a estos empresarios.

Ante el cierre de sus instalaciones el pasado 16 de marzo, estos emprendedores dispusieron de pequeños invernaderos, usualmente dedicados a proyectos artísticos, para ofrecer el servicio de restaurante a sus futuros clientes en un comedor privado, que cumpla con las restricciones que exige la pandemia viral.

Mediamatic, que ofrece un menú vegetariano, está probando esta nueva forma de comer y de servir. La acogida ha sido tan grande, que las reservas están agotadas hasta junio, según el sitio web del restaurante.

“El coronavirus nos obliga a replantearnos (…) Nos dijimos, vamos a ver lo que pasa si nos sentamos en estos pequeños lugares, si está bien y si podemos servir de manera segura, y de hecho funciona bastante bien”, explica Willem Velthoven, directora de Mediamatic, a la agencia AFP.

Foto: Mediamatic (sitio web).

¿Cómo funciona?

Espaciados entre sí e instalados a lo largo de un canal, los invernaderos contienen una pequeña mesa y dos sillas.

En cuanto a los empleados del restaurante, estos llevan máscaras de plexiglás y guantes, quienes sirven la comida colocada sobre tablas que deslizan hasta los clientes para evitar cualquier “intercambio accidental”.

“Estar juntos en grandes grupos probablemente no estará de moda por un tiempo, pero estar en una situación social es algo que sí deseamos”, comenta Velthoven a la AFP.

Foto: Mediamatic (sitio web).

El plan hace parte de la llamada “cuarentena inteligente”, con la que las autoridades de los Países Bajos buscan apelar a la responsabilidad ciudadana.

La AFP señaló que Mediamatic aún está a la espera de que las autoridades holandesas den luz verde a la reapertura de los restaurantes. ¿Usted cree que funcionará su estrategia?