En los últimos años el arte del tatuaje ha crecido en Colombia y el mundo. En ciudades como Bogotá se pueden encontrar grandes artistas y referentes visuales como lo es Malory Moreno.

Esta joven tatuadora, nacida en la capital del país, inició su carrera hace seis años aproximadamente. Su trabajo ha tenido gran acogida pues lleva la magia de la ilustración al tatuaje, alejándose de estilos de corte más tradicional y desarrollando escenarios surrealistas que hacen parte de su propuesta gráfica.

Las líneas definidas, los barridos de punto y el uso de tinta negra para generar un alto contraste caracterizan su estilo. Animales, naturaleza y criaturas mitológicas son algunos de los elementos que usa para dar forma a las ideas que convierten su trabajo en algo único.

Su apuesta visual ha destacado a Malory Moreno en las plataformas digitales y le dieron el reconocimiento necesario para crear su propio estudio de tatuajes, “Alebrije”, ubicado en el sector de Galerías en Bogotá.